Oct 27 2020 - Oct 27 2020

Tiempo y Sincronía – Adrián Mazzieri

Satori

Un instante en un colectivo de Mendoza. Un detalle aleatorio de una avenida de Buenos Aires. La observación consciente e insistente de una flor, de una gota de agua. Un auto viejo. Un muro derruido de ciudad. En cada imagen una reflexión estética de profundidad filosófica y espiritual. El instante, la insistencia, la observación.  Tiempo plasmado en un espacio en este instante, sus sincronías.
A través de la pintura Adrián Mazzieri explora la condición humana en relación al tiempo, a la espiritualidad, a la  corporalidad. Reflexiona en imágenes.
Aborda con igual profundidad lo sagrado, lo mundano. A través de su mirada, cada situación, cada forma, es susceptible de transformarse en un universo de valor descomunal que se percibe por la experiencia del detalle.
Con una cámara digital sale a la calle, mira con extrañeza. Encuentra en el espacio urbano, en lo mundano,  un relato, rastros de lo que somos, de lo que construimos. Le fascina la luz de Mendoza, las tardes de verano donde el sol quema el asfalto o el cabello de una persona desconocida. Luego serán proyecciones en su tela que pondrá a dialogar en un espacio sagrado, con la pintura clásica, la textura de la música barroca, envuelto en la baja luz en su taller. Se encuentra con el realismo, al que define fundamentalmente  por la captación del tiempo más que por el parecido con lo que vemos. Poniendo estos elementos en juego entabla un diálogo único y fecundo entre tiempos, de lo contemporáneo al pasado y viceversa el artista lee las señales y genera puentes.
El guión curatorial de esta muestra se basa en las preguntas, en estos interrogantes. Se dirige a descubrir  aquello que fue el artista en su dimensión humana y cotidiana. Queremos  descubrir lo que se muestra más allá de la imagen en soledad.  Lo que nos pueda transmitir su modo de abordar lo contemporáneo en el arte y,  sobre todo, descubrir la diversidad de lecturas  que nos propone su obra, su  significación  en la escena del arte local.
Entonces ¿Cuáles son los múltiples rumbos de su obra? ¿Qué caminos propone el recorrido de esta exposición?.
La respuesta es compleja, en definitiva, recortar, separar las piezas, armar o intentar un rompecabezas desde la incógnita más reciente, es el cometido de la muestra. Observar una y otra vez la obra, sola y en conjunto, articularla como pensando por  el artista y reflejar lo que en sus propias palabras Adrián definió como su ARTE-VIDA: "Amor por la pintura. Deseo de crear. Mover una ilusión. Descubrir lo oculto. Navegar en lo profundo".
Optamos entonces por pensar y abordar las cuestiones estéticas y éticas de su obra como la producción de un retrato, de SU retrato. Para esta pesquisa recurrimos a huellas que el artista dejó y a las palabras de quienes lo conocieron y se vincularon con su trabajo.
Por un lado sus cuadernos de escrituras, de bocetos y proyectos, de recetas de todo tipo (desde un estudio minucioso sobre técnicas y materiales, o cómo sahumar una casa, hasta la preparación de una medicina alopática) funcionaron como guía y abrieron puertas, mostrando un camino que tuvo que ver con la autoexploración y el desarrollo personal, a la par de un profundo estudio de lo artístico en sus diversos niveles: técnico, teórico, conceptual, espiritual y comunicacional.
Por otro lado, las voces de sus maestros, amigos y artistas que lo acompañaron temporal o permanentemente en su vida.
De este modo se fue conformando esta exposición-rompcabezas, que tiene como motor principal compartir la obra del artista, darla a conocer en su conjunto e incorporarla  a la historia social del arte local.
Como resultado se proponen tres grupos que presentan importantes puntos en común.
 
  Por un lado un grupo que se ubica dentro del Arte Sacro, trabajos intermitentes y a la vez constantes en su producción artística, en ellas se introdujo en temas religiosos proponiendo relecturas y parodias entre lo sagrado y lo pagano.
Por otra parte una agrupación de distintas series con puntos en común, que tituladas por él mismo "Urbanos", "Caminantes", "Movimiento" y "Colectivos",  comparten entre sí el concepto del Tiempo en la imagen definido por el Instante.
Con la serie "Grafonías"(obras en las que los grafismos se asocian a la escritura musical, al ritmo y a la armonía) Adrián mira al Hombre que Mira, contempla el paisaje, recuerda al romanticismo alemán y desde arriba traza los mapas del sentido más profundo ante aquello que decidió reflexionar: la dimensión humana desde su propia condición humana.
Por último una instalación donde se comparten proyecciones de  su archivo fotográfico junto con la música que lo acompañaba, referentes y elementos indisolubles de su obra.
* La palabra sincronía está formada por raíces griegas y significa “cualidad de lo que ocurre al mismo tiempo”. Se entiende como un término que se refiere a la coincidencia en el tiempo o simultaneidad de hechos o fenómenos. Este concepto se encuentra íntimamente relacionado con la noción de “Presente” y “Aquí y Ahora”.

Lic. Carolina Simón

Date
  • Oct 27 2020 - Oct 27 2020

Location
  • ECA - Espacio contemporáneo de Arte - Mendoza

Artista
  • Adrián Mazzieri

Galería de Obras

Destinado a los Artistas Visuales mendocinos que quieran difundir su arte

Participá de la Convocatoria Federal de Artistas Visuales registrándote aquí

Poner datos de contacto del ministerio